Porque el hombre tiene en sus manos el poder para abolir toda forma de pobreza. (JFK, Discurso de toma de posesión 1961)

Sunday, February 27, 2011

Toman en Hidalgo clases en chiqueros (Del Periódico Reforma)


Los niños se sientan en 'huacales' de madera, de los que se utilizan para transportar fruta.

Foto: Verónica Jiménez

Tienen niños indígenas del Valle del Mezquital huacales como sillas y mobiliario de desecho

Por Verónica Jiménez / Corresponsal

Pachuca, México (27 febrero 2011).- Niños indígenas del Valle del Mezquital estudian en granjas porcinas abandonadas o en bodegas de forraje y con mobiliario de desecho de otras escuelas.

El Centro de Educación Inicial Indígena, José María Pino Suárez, ubicado en Bangandhó, es una de estas escuelas inexistentes para el Gobierno de Hidalgo.

Aquí, los niños se sientan en huacales de madera, de los que se utilizan para transportar fruta, mientras que, por su deterioro, sus tres mesitas muchas veces astillan las manos de los pequeños, razón por la cual los padres de familia deben forrarlas periódicamente con papel y hule cristal.

"Es injusto que traten así a nuestros niños, ellos también son hidalguenses, pero nos ven como si fuéramos de tercera o hasta de quinta", recrimina Yoli Cerro Cruz, madre de familia.

Este plantel arrancó en 1999 sin ningún tipo de mobiliario y en una bodega de forrajes, las maestras en turno y los padres buscaron en otras escuelas de la región, material de desecho, así consiguieron pizarrones, algunas mesitas y sillas que por su desgaste se fueron quedando en el camino.

De acuerdo con las maestras, la autoridad educativa, les ha dicho una y otra vez que no hay presupuesto.

En 1999 se presentó uno de los primeros oficios de apoyo y en 2003 nuevamente se solicitó formalmente ayuda a las autoridades gubernamentales, pero a la fecha todo sigue igual.

"Nosotros solicitamos lo básico para operar este tipo de escuelas, sin embargo, no hay respuesta, aquí son los padres, las autoridades comunales y las donaciones, las que han hecho posible avanzar, pero el cupo es limitado sólo podemos atender a 20 niños así que otro número igual, se queda fuera y sus padres tienen que buscar en otras comunidades de la región una escuela para sus niños", se queja Julia Martínez.

Cansada de esta situación, la maestra Martínez lanzó una denuncia pública a través de la radio local; la respuesta fue rápida, pero no por parte de las autoridades gubernamentales o educativas, sino de la Asociación Estatal de Padres de Familia.

Su presidente, José Manuel López Flores, consiguió en donación 6 mesas y 15 sillas que estaban en las bodegas de la escuela Iberoamericana de Pachuca, aunque no son nuevas, el material es todavía útil.

"Los niños se pusieron muy contentos; los padres y yo estamos muy agradecidos fue una respuesta muy rápida, pero son cosas que nuestros niños del Valle del Mezquital no se merecen" sostuvo su profesora.

En la comunidad de Capula, la situación no es muy diferente, ahí no tienen energía eléctrica, el techo del "salón" presenta filtraciones, mientras que las láminas de asbesto que cubren el patio se caen poco a poco, lo que representa un grave riesgo para los menores.

Esto era una granja porcina, aquí 19 infantes de entre 2 y 3 años de edad, asisten a la escuela todos los días, su salón es donde bañaban a los animales y el sanitario es una pequeña bodega donde se almacenaban los alimentos.

Los padres han realizado poco a poco las adecuaciones pero aún así, no han juntado para la impermeabilización del salón.

"Esto era un chiquero de puercos y como no tenemos a dónde ir, pues los padres consiguieron en préstamo estas instalaciones, reconocemos que son peligrosas porque las láminas se caen por trozos, ya quitaron una parte que estaba muy deteriorada y estamos esperando a que retiren el resto, por ahora son pocos los padres y no lo pueden hacer solos", indicó la maestra Francisca García.

La preocupación y la molestia por la falta de apoyo, llevó a una comisión de padres de familia y a las educadoras a denunciar las condiciones que sufren los niños indígenas.

"Nos sentimos relegados, es una burla que cada año tengamos que enviar un reporte sobre las condiciones de nuestras escuelas, pero como siempre, la respuesta es la misma, no hay techo financiero para atender las necesidades", sostiene una educadora.

Entrevistada por REFORMA, la Secretaría de Educación en la entidad, Rocío Ruiz, dijo que el Gobierno del Estado está atendiendo el rezago, que todas las escuelas y todas las demandas se atienden, pero que aún falta mucho por hacer en este rubro y que desconocía en el caso de educación inicial cuál era el rezago de infraestructura.

Apuntó que al inicio de este sexenio había más de mil 200 escuelas de educación básica en mal estado y que se ha atendido a más de 800 escuelas y quedan 400 pendientes.

Sin embargo, los padres y los maestros de Educación Inicial Indígena aseguran que las peticiones no tienen un año ni dos, sino 10 años o más y nadie les hace caso.

Mantienen padres instalaciones

Mientras despide a sus niños, la maestra Francisca sostiene que el Gobierno hidalguense no proporciona apoyo a la educación indígena.

En Bagandhó, en el Valle del Mezquital, los padres de familia son muy pobres, muchos de ellos no tienen un salario fijo, son pastores o jornaleros, por eso, las maestras no los obligan a dar una cooperación, pero a cambio les piden su mano de obra o faenas para la limpieza o pintar las aulas.

Algunas madres de familia también apoyan en las labores de vigilancia y control e incluso con sus propias manos ayudaron a levantar el comedor.

En esta escuela de Bagandhó, el comedor fue construido con material reciclado con pizarrones listos para ir a la basura.

La pequeña construcción es muy rústica, pero para hacerla más resistente al mal tiempo, sobre todo en época de lluvias, le colocaron lonas que fueron utilizadas en las campañas políticas del PRI.

El piso es de tierra, la mesa es de cemento. Sobre blocks colocaron tablas y ahí se sientan los pequeños.

Bajo condiciones climáticas extremas, mucho frío o mucho calor, según sea la temporada estacional, los niños indígenas del Mezquital, han aprendido en medio de carencias.

http://www.reforma.com/estados/articulo/597/1193588/

Wednesday, October 27, 2010

MAYOR RESPONSABILIDAD PARA EL CORRECTO EJERCICO DEL GASTO EN HIDALGO.

De acuerdo a la información proporcionada por la Presidencia de la República a través del servicio Contacto Ciudadano, el retraso en la ejecución de los recursos del Fondo Metropolitano, se debió a que el estado de Hidalgo entregó tarde y de manera incorrecta la información requerida para solicitar recursos.

De acuerdo a la Presidencia de la República, los recursos de los Fondos Metropolitanos de Hidalgo se pagaron en el segundo semestre, porque Hidalgo realizó sus solicitudes en agosto y septiembre de este año.

Añade, que las solicitudes del estado se presentaron incompletas y no se acompañaban de la documentación que marcan las Reglas de Operación del Fondo. Sin embargo, se iniciaron los trámites correspondientes, una vez completada la documentación, se procedió a tramitar su pago.




Desafortunadamente, esta situación es reflejo de la falta de planeación en materia económica en Hidalgo.

Desde mi punto de vista, resulta inadmisible que al cierre de una administración estatal, no se cuenten con proyectos bien definidos. Uno pensaría que el gobierno tiene una cartera de proyectos bien estructurados y documentados, los cuales se llevan al Congreso de la Unión para solicitar recursos. De este modo, el cumplir con las Reglas de Operación del Fondo no debe resultar una tarea mayor.

Si el Estado solicitó recursos para estos proyectos a finales de 2009, buscando su integración en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2010, no existe razón aparente para que Hidalgo haya solicitado los recursos en el segundo semestre del año. A menos que los proyectos se hayan integrado de último momento o que no exista el capital humano para llevar a cabo esta tarea, dentro de la administración estatal.

Los Fondos Metropolitanos se pagan a solicitud de partes, y para que Hacienda los pueda pagar la documentación debe estar completa, de acuerdo a las reglas de operación.

A la fecha, no está definido el monto que recibirá Hidalgo por sus Fondos Metropolitanos. En el PEF 2011 se tiene una previsión de 3 mil millones de pesos y la distribución de dichos recursos la hará la Comisión de Desarrollo Metropolitano de la Cámara de Diputados. El 15 de noviembre estarán definidos los montos aprobados en el PEF 2011.

Habrá que ver como se ejecutan dichos recursos.

HIDALGO EN BLANCO Y NEGRO: LAS FINANZAS ESTATALES

Sexta parte

Los gobiernos de los estados son los principales responsables del ejercicio del gasto público. Responsabilidad que debería venir acompañada con un ejercicio sistemático de rendición de cuentas.

La principal lección derivada de la crisis financiera internacional que se vivió entre 2007 y 2009 es: transparencia y veracidad en la información financiera. Gracias a la contabilidad creativa, Enron y otras empresas, crearon un espejismo terminó con la quiebra masiva de varias empresas y una de las crisis más importantes en los últimos 100 años.

Dado el marco legal existente, las entidades federativas han venido aprovechando las lagunas existentes para desarrollar su contabilidad creativa y aparecer en las estadísticas de las finanzas públicas nacionales como los niños aplicados del salón.

Un ejemplo claro que atañe a Hidalgo es el de la nómina a burócratas. De acuerdo a los datos que las entidades reportan al INEGI con relación al gasto en nómina, Michoacán gasta un 47% de su presupuesto para cubrir los costos laborales de su burocracia, mientras Hidalgo sólo le asigna oficialmente 4% del gasto total.

¿Será que Hidalgo es un estado tan eficiente que no requiere de mucho personal para darle servicios a la ciudadanía?

La respuesta es no. Si se toma en cuenta el costo total de los empleados federalizados que prestan servicios en la entidad, como maestros, trabajadores de la salud, etc., el costo de la nómina pasa a ser del 65%.

¿Por qué es bueno reconocer todos los gastos?

Porque de nada nos sirve tener números alegres que generen ilusión financiera que termine en una catástrofe. Porque es necesario saber el nivel de eficiencia con la que opera el estado nuestros recursos.

Otro ejemplo claro en donde incide la transparencia de las finanzas públicas es en el correcto diseño e implementación de proyectos. Cuando la información de los proyectos está abierta al escrutinio público, se generan incentivos a planear de mejor y se evitan problemas posteriores.

Un claro ejemplo es el retraso en la ejecución de los recursos del Fondo Metropolitano. De acuerdo a información proporcionada por la Presidencia de la República a través del servicio Contacto Ciudadano, los recursos de este Fondo se pagaron en el segundo semestre, porque Hidalgo realizó sus solicitudes incompletas y no se acompañaban de la documentación que marcan las Reglas de Operación del Fondo -para mayor detalle sobre esta información véase http://ideasporhidalgo.blogspot.com/-.

Si el Estado solicitó recursos para estos proyectos a finales de 2009, buscando su integración en el Presupuesto 2010, no existe razón para que Hidalgo haya solicitado los recursos en el segundo semestre del año. A menos que los proyectos se hayan integrado de último momento o que no exista el capital humano para llevar a cabo esta tarea, dentro de la administración estatal.

Si los proyectos de Hidalgo estuvieran expuestos al público, muchos ojos contribuirían a que estos estuvieran bien definidos, estructurados y documentados. De esta forma, el cumplir con las Reglas de Operación del Fondo no debe resultar una tarea mayor.

Si no queremos que Hidalgo sea una bomba de tiempo, hay que ir trasparentando las finanzas públicas estatales.

HIDALGO EN BLANCO Y NEGRO: LAS FINANZAS ESTATALES

Quinta parte

Si se diera una autonomía fiscal por entidad, Hidalgo quebraría.

Como cualquier empresa, un estado es financieramente viable si los ingresos que genera rebasan sus gastos.

En los últimos meses, todos hemos sido testigos de quiebras que nadie, incluyendo las agencias calificadoras de riesgo, esperaba. Empresas como Enron, Lehman Brothers o países como Grecia, meses antes de quebrar, contaban con buenas calificaciones crediticias, aparente solvencia y una buena administración. Sin embargo, como en el caso de Enron, de un día a otro, 20 mil trabajadores perdieron su empleo y se borró del mapa financiero una empresa con ganancias anuales de más de 100 billones de dólares.

¿Cómo pudo suceder esto?

Primero, por una mala administración en donde se les hizo muy fácil gastar mal y más de lo que tenían; y segundo, por la falta de transparencia en el gasto.

Estos dos aspectos, nos llevan a preguntarnos, si una empresa de estas magnitudes puede quebrar ¿Qué podría sucederle a un estado?

Desafortunadamente el proceso de descentralización en México no ha cumplido sus objetivos. Por un lado, existe una descentralización en lo referente a la provisión de bienes y servicios, pero no por el lado de la generación de los ingresos necesarios para solventar dicho gasto.

Actualmente, cerca del 90% del total de los ingresos que percibe nuestro estado provienen de transferencias federales (participaciones y aportaciones). Con un margen de maniobra menor al 10% de los ingresos, la autonomía fiscal del estado es mínima.

Desafortunadamente, Hidalgo no tiene incentivos para tener una mayor independencia financiera. Una mayor autonomía fiscal estaría acompañada de un aumento en el número de gravámenes, de un incremento en las tasas efectivas y ejercicios de fiscalización por parte del gobierno local. Estas acciones, traerían un alto costo electoral y administrativo que los estados no quieren asumir y que pueden fácilmente evitar, bajo el actual esquema de Coordinación Fiscal.

Por otra parte, una mayor autonomía conlleva a mejorar el proceso de rendición de cuentas y le exigiría al gobierno una mayor capacidad de respuesta hacia los electores. Hoy, es más fácil actuar con opacidad con transferencias recaudadas por otro nivel de autoridad, que con impuestos recaudados directamente en el estado.

¿Cómo es que llegamos a esta situación?

Año con año el Congreso de la Unión ha empujado un proceso de descentralización irresponsable. Mientras que en 1989 los estados pasaron de gastar una quinta parte del gasto total en el país, hoy gastan cerca del 50%, sin una clara corresponsabilidad en la generación de ingresos.

Es por ellos que Hidalgo pasó de niveles del 20% en autonomía fiscal a un nivel menor al 10%. Más aún, como bien apunta un estudio del Centro de Investigación y Docencia Económica, si se generara una autonomía fiscal, Hidalgo no podría sobrevivir financieramente con la estructura actual de gasto e impuestos, pues tendría un faltante de 5 mil millones de pesos al año.

Es decir, si se diera autonomía total, Hidalgo tendría que cargarle una deuda de 2,120 pesos por hidalguense al año, para que nuestro estado no quiebre.

HIDALGO EN BLANCO Y NEGRO: UNA RADIOGRAFÍA PARA LA NUEVA ADMINISTRACIÓN

Cuarta parte

De acuerdo al INEGI, más de 290 mil hidalguenses se encuentran en el sector informal. ¿La razón? Una estado de derecho frágil, así como una economía débil que no tiene la capacidad de generar el empleo formal y bien remunerado que se requiere.

Si cerca del 30% de la población económicamente activa del estado se encuentra en el sector informal, asumiendo que estos fueran jefes de familia, esto implicaría que un importante número de familias en nuestro estado se ubicarían en la categoría de “desprotegidos” de acuerdo al Banco Mundial.

Esta situación, como lo menciona la Organización Internacional del Trabajo, tiene consecuencias negativas tanto para los trabajadores como para el Estado. Por una parte, los trabajadores no pueden beneficiarse de leyes y protección laboral. Asimismo, si no tienen derechos de propiedad generados por su trabajo, no puedan tener acceso a generar un capital, por ejemplo, a través de una vivienda, y utilizarlo como aval para préstamos o inversiones. Por otra parte, la “normatividad extralegal” socava las instituciones legales y hace proclive la situación a la corrupción. En consecuencia, se produce baja productividad, inversión, eficiencia, se rezaga la economía y se empobrecen las familias.

¿Le suena familiar esta historia?

En las últimas semanas hemos hablado sobre la importancia de poner en claro los problemas que tiene Hidalgo, con el objetivo de que la próxima administración del gobierno del estado, se fije metas concretas que mejoren la calidad de vida de las familias hidalguenses.

En este sentido, se requiere generar empleo formal y bien remunerado. Para ello, la próxima administración tendrá que eliminar los obstáculos que podrían estar generando esta situación.

De acuerdo a diversos economistas, cuatro son los factores que contribuyen a la generación del empleo informal. Primero, la falta de normas claras y adecuadas, así como instituciones que resguarden los derechos de propiedad.

Es decir, si las normas y las instituciones no protegen a los individuos y sus propiedades, pocas personas estarían dispuestas a invertir su capital, a sabiendas de que el riesgo de perderlo es alto.

Sobre este aspecto, Hidalgo tiene una tarea pendiente.

De acuerdo al Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad A.C., en 2009 aproximadamente el 45% de los hidalguenses mayores de 18 años sentían que la entidad es insegura. Sobre este mismo grupo, mientras en 2008 4% fueron víctimas de un delito, en 2009 esta cifra se incrementó a 8%. De esta forma, Hidalgo fue uno de los 10 estados del país en donde este indicador aumentó. Con relación a los delitos a mano armada, de 2007 a 2008 estos pasaron de un 20% a un 23%.

Si bien estas cifras resultan preocupantes, más alarmante resulta el hecho de que las instituciones encargadas de impartir justicia no faciliten la denuncia de los delitos. De acuerdo a la misma organización, en Hidalgo no se denunciaron el 80% de los delitos cometidos. Sobre este universo, a nivel nacional, un 35% no lo denunció por considerar el proceso “una pérdida de tiempo” (poca efectividad de la justicia) y un 18% por desconfianza de la autoridad. Tristemente estas cifras se retroalimentan con el lamentable hecho de que una tercera parte de las personas que denunciaron no vieron resultado alguno.

La próxima semana seguiremos con el tema.

Wednesday, October 6, 2010

HIDALGO EN BLANCO Y NEGRO: UNA RADIOGRAFÍA PARA LA NUEVA ADMINISTRACIÓN


Tercera parte

Hidalgo requiere fijar metas concretas en materia educativa que nos permitan hacer de la educación algo útil para las familias hidalguenses. Se cuenta con universidades, se inscriben estudiantes, se tienen investigadores y se otorgan apoyos; pero algo pasa por que en la práctica, pues los resultados se encuentran entre los más bajos del país.

Parte de la misión de una universidad es el innovar y generar conocimiento, lo cual se materializa a través de patentes, área en la que el desempeño de Hidalgo es gris.

De acuerdo a la Organización Internacional para la Propiedad Intelectual, la educación superior y los centros de investigación, generan en Japón 360,000 patentes, en India 6,600, en Brasil 3,800 y en México 680, con base en los registros de 2008.

Al interior del país la delantera la lleva el Distrito Federal con 219, seguidos por Nuevo León con 97, Jalisco con 63, el Estado de México con 51 y Guanajuato con 32. Al final de la lista se encuentran Guerrero y Oaxaca con cero, seguidas por Nayarit, Quintana Roo e Hidalgo con una patente en 2008.

Un argumento potencial para defender el desempeño de nuestro estado sería la falta de investigadores y apoyos. Hidalgo contaba en 2008 con 187 investigadores, cifra menor a los 906 registrados en el Estado de México, 549 en Nuevo León y 840 de Jalisco. Sin embargo, cuando estandarizamos el número de patentes por investigador, los resultados siguen siendo grises.

Por cada 100 investigadores se registran en Nuevo León, Aguascalientes y Chihuahua 18, 13 y 11 patentes respectivamente. En Hidalgo, por cada 100 investigadores se logra en promedio media patente.

¿Será cuestión de apoyos? A juzgar por los apoyos brindados por CONACYT, este instituto tiene una cobertura del 92% de financiamiento a los investigadores del Estado, cifra muy similar a la de los estados punteros en materia de patentes.

El empujar estos temas dentro de la agenda de política pública, va más allá de una curiosidad intelectual de tipo académico. La evidencia empírica demuestra que la innovación que se genera en las universidades se traduce en el mediano plazo, en un mayor valor agregado por trabajador y por tanto, en salarios más altos.

Es por ello que no es coincidencia que el valor agregado por trabajador en Hidalgo es tan solo de 10 mil pesos, mientras que en Nuevo León es de 73 mil, en Querétaro de 59 mil, en Chihuahua de 45 mil y Aguascalientes de 42 mil.

Como lo comentamos la semana pasada, la política pública en materia educativa de la próxima administración, debe brindar educación con calidad, eliminar los obstáculos que están deteniendo la innovación en nuestro estado, para que al final del día se traduzca en beneficios para las familias.

De lo contrario, no estaremos hablando de política pública, sino de demagogia. La próxima semana continuaremos con el tema.



Friday, October 1, 2010

HIDALGO EN BLANCO Y NEGRO: UNA RADIOGRAFÍA PARA LA NUEVA ADMINISTRACIÓN

Segunda parte

Un partido de futbol lo gana el que mete más goles. Si no hay goles, de nada sirve el resto. Así de simple es la lógica que también debiera imperar en la política pública en Hidalgo. Si la nueva administración no logra mejorar las condiciones de vida de los hidalguenses, de poco servirá lo demás.

La semana pasada comentábamos que un compromiso real que debiera asumir la próxima administración es el de llevar el ingreso de los hidalguenses cuando menos a la media nacional. Lo anterior implicaría que, si el resto de las entidades se mantienen igual, al cierre de la próxima administración, en promedio cada hidalguense gane 46 mil pesos más al año.

Fijar una meta de este tipo va más allá de un compromiso político, es un indicador funcional.

Como lo hemos comentado, de nada nos sirve construir más carreteras, escuelas, hospitales o puentes, si no son acciones que le van a generar un impacto real al individuo. Esto es, se requieren de acciones que fortalezcan el sistema económico, para que los hidalguenses puedan tener a su alcance un mayor número de oportunidades que les permita mejorar su calidad de vida.

Desde esta óptica, se debe empezar con el fortalecer el capital humano de los hidalguenses, el cual permitirá generar oportunidades de crecimiento y al mismo tiempo, aprovecharlas.

Los retos y metas en esta materia deben ponerse en blanco y negro.

De entrada, los avances no deben medirse como suele anunciarse en los discursos -número de escuelas nuevas u hospitales inaugurados-. Las metas deben estar ligadas a impactos que se traduzcan en beneficios concretos a las familias hidalguenses.

En este sentido, se podrían fijar tres metas concretas.

La primera, es hacer redituable la educación de los hidalguenses dado que hoy en día no lo es. Actualmente, el nivel de escolaridad promedio es de 7.4 años de acuerdo al INEGI. Desafortunadamente, este nivel de escolaridad no le genera un retorno positivo ni al individuo ni a Hidalgo.

De acuerdo al Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), para que la inversión que hace la sociedad tenga un retorno positivo, se requiere que en promedio tengamos 15 años de educación. En este sentido, requerimos duplicar la escolaridad promedio y llevarla hasta el nivel en donde le genere ganancias a la población.

Pues de lo contrario ¿De qué sirve que estemos egresando estudiantes que lo que ganen no compense el gasto en educación que hicieron?

El segundo, tiene que ver con la calidad educativa. Sobre este aspecto, tenemos que pasar de indicadores como el índice de reprobación, por avances en pruebas estandarizadas como ENLACE (en la que en promedio nos encontramos por debajo de la media nacional) o la prueba PISA.

En ambos casos se puede argumentar que es un problema de dinero, pero la realidad nos muestra que no es así. Los datos de la prueba PISA revelan que gastamos por alumno montos similares a los de Rusia y Bulgaria. Sin embargo, estos países tienen un 7% de sus estudiantes en los niveles más altos en las pruebas de matemáticas, mientras que nosotros este porcentaje es menor al 1%.

El tercer punto está relacionado con la generación de valor de nuestra educación, el cual abordaremos la próxima semana.